top of page

503: Servicio No Disponible - Forzar un Candado es Simple

Imagina el equivalente digital de una ciudad bulliciosa que queda repentinamente paralizada, con sus servicios vitales e infraestructura afectados por una fuerza invisible.


Los ataques de Denegación de Servicio Distribuido (DDoS) orquestan el caos en el ámbito en línea, similar a un enjambre implacable que abruma las calles de una ciudad. Así como la fuerza bruta puede romper fácilmente un candado simple, un ataque DDoS utiliza una ráfaga de tráfico para abrumar los servidores objetivo, dejándolos temporalmente fuera de servicio.


Este asedio virtual captura la urgencia y potencia de un error HTTP 503, mostrando la vulnerabilidad de nuestros paisajes digitales interconectados.

La disponibilidad de un servicio específico refleja la capacidad de la infraestructura de la empresa para admitir las solicitudes. Sin embargo, la nueva era ha demostrado la complejidad en el manejo de un ataque de Denegación de Servicio Distribuido (DDoS).


En el panorama general, los ataques de fuerza bruta pueden ser simples de orquestar. ¿Has oído hablar del "efecto dominó"?


Un ataque de fuerza bruta es una técnica ofensiva con una disposición de herramientas que pueden dañar potencialmente un recurso de red. En función, un ataque de fuerza bruta compromete el recurso de red mediante el inminente vector de ataque. El ataque distribuido de Denegación de Servicio es un conjunto de agentes dirigidos por un solo director para orquestar el ataque de fuerza bruta.


El ataque DDoS de 2.54 Tbps significa un intento excepcionalmente potente y malicioso de inundar una red con un volumen abrumador de tráfico, con el objetivo de interrumpir y volver inaccesibles los servicios en línea.


Según un informe de Amazon Web Services (AWS) en 2020: "AWS informó haber mitigado un masivo ataque DDoS en febrero de 2020. En su punto máximo, este ataque vio un tráfico entrante a una velocidad de 2.3 terabits por segundo (Tbps). AWS no reveló qué cliente fue el objetivo del ataque."


Contrastar la clasificación ofensiva de un ataque de Denegación de Servicio (DoS) con una magnitud de 2.54 terabits por segundo (Tbps) contra la imagen de 7 megabytes (MB) adjunta, implica comprender la escala y naturaleza de las dos entidades:


Considera esto: en el lapso de apenas diez segundos, durante los cuales podrías observar casualmente una imagen, un ataque distribuido con una magnitud de 2.56 terabits por segundo habría desatado asombrosos 25.4 terabits de datos sobre un objetivo único.


Esta comparación destaca la inmensa escala del ataque distribuido, ilustrando cómo su intensidad formidable puede abrumar rápidamente e inundar una entidad en línea específica en un período de tiempo notablemente corto.


Ataques DDoS famosos | Mayores ataques DDoS | Cloudflare: https://www.cloudflare.com/learning/ddos/famous-ddos-attacks/



Comments


¡Uníte al Club!

Nuestra lista de correos facilita el envío de actualizaciones en el mercado y artículos de opinión de nuestros expertos en seguridad cibernética.

¡Gracias por suscribirte!

bottom of page